• Oliver Guzmán | Ing. Civil

Vertedero de Duquesa en llamas: ¿Qué pudo pasar y cómo debe realmente ser un vertedero?

Actualizado: may 2



Los residuos sólidos municipales se generan en los domicilios, comercios, oficinas, colegios y cualquier otra entidad que se encuentre dentro de una jurisdicción municipal determinada, estos residuos deben ser almacenados (debidamente clasificados), recolectados (de manera selectiva según la clasificación), transportados, tratados y dispuestos en su destino final.

En el caso del Gran Santo Domingo (abarca la provincia Santo Domingo y el Distrito Nacional) la disposición final de los Residuos Sólidos Urbanos (RSU) es en el “Vertedero” de Duquesa.

Duquesa es el vertedero más grande del país, con un área de 1.2 millones de metros cuadrados y se estima que en este se depositan 4 mil toneladas de desperdicios al día. Se ubica a unos 15 kilómetros del Distrito Nacional, en Santo Domingo Norte.

Al parecer, el único control que se realiza en Duquesa es el pesaje de los camiones antes de descargar, lo que permite saber las toneladas de basura que se depositan. No se cuenta con ningún sistema de clasificación de la basura, por lo que un grupo de personas denominadas “buzos” se encargan de recolectar desechos reciclables y luego los venden a empresas interesadas.

Al no poseer medidas de control y siendo un vertedero a cielo abierto, representa un gran riesgo para la salud de las personas, con impactos ambientales muy graves, como la degradación estética del paisaje, producción de gases de efecto invernadero, producción de olores desagradables, contaminación de aguas superficiales y subterráneas por la producción de lixiviados, entre otros.

La falta de control se evidencia la última semana de abril, en la que nuevamente se produce un gran incendio en Duquesa, con humaredas que han afectado toda la ciudad.

Imagen de: SkyFlyRD

Las causas de un fuego en este tipo de lugares pueden ser diversas, sin embargo, generalmente suelen ser: con intencionalidad (alguien lo inicia de forma premeditada); por algún accidente (como un incendio en zonas aledañas); o por la autocombustión que se origina en el subsuelo del vertedero.

Es común que los Residuos Solidos urbanos (RSU) se compongan, principalmente, de materia orgánica (45% – 55%), esta se degrada y forma un liquido contaminante denominado lixiviado, este liquido tóxico debe ser recolectado y tratado o se corre el riego de contaminar los acuíferos. Además, la biodegradación de la materia orgánica y la acción de microorganismo, en ausencia de oxígeno, produce reacciones que generan gases. Principalmente se genera metano (CH4) y dióxido de carbono (CO2).

El biogás metano debe ser recolectado y resulta útil para la producción de energía eléctrica o su utilización como combustible alternativo. Si no se recolecta, como es el caso del vertedero de Duquesa, se asume un alto riesgo de incendios y explosiones, sin mencionar que es un gas tóxico.

Durante un incendio en un vertedero se podrían liberar a la atmósfera productos clorados, algunos sumamente tóxicos como las dioxinas, que fue declarado cancerígeno por la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero también se podrían causar enfermedades respiratorias, de la piel y en los ojos.

Por esta y otras razones, es indispensable la correcta gestión de los residuos sólidos.

Algunos de los criterios básicos a tomar en cuenta a la hora de diseñar vertederos son los siguientes:

Es deseable que la distancia de transporte sea mínima, pero siempre cumpliendo con las necesidades ambientales y políticas; en lugares con disponibilidad de terreno, condiciones del suelo y topográficas adecuadas, evitando proximidades a aeropuertos, zonas húmedas, zonas de fallas y zonas inestables.



Una vez decidido el lugar de emplazamiento, el terreno debe ser preparado, iniciando con el movimiento de tierras, construcción de desvíos para las aguas pluviales y construcción de un canal para recolección de lixiviados.



Se debe impermeabilizar toda la superficie, y dependiendo del tipo de residuo a depositar (peligroso o no peligroso) se tienen unas exigencias u otras. El terreno por sí mismo podría ser impermeable, como es el caso de arcillas bien compactadas, pero de cualquier manera, se deben utilizar geosintéticos para refuerzo de la impermeabilización. También se insertan capas de drenaje y filtro, para la recolección de los lixiviados, los cuales deben ser tratados.



Luego, es posible pasar a la explotación mediante el vertido de los residuos. Los métodos de explotación pueden ser varios, según el tipo de vertedero, y se recomiendan alturas de hasta 2.5 metros más recubrimiento, por cada capa.



Al agotarse la capacidad de almacenamiento, se debe realizar el sellado del vertedero. Es necesario iniciar con la compactación y cubrición de la capa final de residuos, colocación de barrera impermeable, colocación de capa drenante, colocación de tierra vegetal y plantación de la vegetación deseada.



0 vistas

© 2020 by Civilgineering

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W