El edificio CopenHill: Algo más que producir energía limpia


La ciudad de Copenhague se comprometió a ser la primera urbe del mundo con emisiones neutras en carbono para 2025. Con tal de cumplir este objetivo, la capital danesa está sufriendo cambios importantes en todos los sentidos.


Ya no solo se trata de concienciar a la población, cambiar radicalmente sus infraestructuras o practicar un urbanismo más sostenible. Los edificios juegan un papel importante y deben de proyectarse respetando el medio ambiente, pero, a su vez, deben cubrir otras necesidades de forma inteligente.

Aquí es donde entra el CopenHill. Una antigua incineradora que ha sido modernizada ya no solo para producir energía para abastecer la ciudad, sino también concebida como un espacio lúdico para los habitantes de Copenhague.



Todo el edificio es llamativo, desde sus dimensiones (Un proyecto de 41,000 m2 que incluye un centro de recreación urbana y un centro de educación ambiental) a una impresionante cubierta inclinada vegetal transitable de 500 metros de longitud (Ver manuales cubiertas vegetales) o una envolvente futurista confeccionada con grandes jardineras de aluminio de 1,2 m de alto por 3,3 m de ancho, apilados como gigantescos ladrillos superpuestos entre sí.




1 vista

© 2020 by Civilgineering

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Spotify - círculo blanco
  • SoundCloud - círculo blanco
  • LinkedIn - círculo blanco