Coronavirus y Transporte Público


Coronavirus y Transporte Público

Para limitar los riesgos de Coronavirus en el transporte público, esto es lo que podemos aprender de los esfuerzos en el extranjero

El transporte público en nuestras ciudades es altamente vulnerable a brotes de enfermedades como la pandemia mundial de Coronavirus (COVID-19). Sin embargo, el transporte público es el elemento vital de nuestras ciudades, por lo que es deseable mantener los servicios en funcionamiento el mayor tiempo posible. Podemos aprender de lo que se ha hecho en el extranjero, especialmente en China, donde las estrategias concretas para reducir la propagación del virus en el transporte público ayudaron a contener la enfermedad .


Los espacios confinados y la ventilación limitada de los vehículos de transporte público podrían provocar infecciones entre los pasajeros, mientras que los trabajadores de transporte de primera línea están particularmente expuestos. Un brote entre estos trabajadores podría detener flotas enteras. También interrumpiría los viajes de los trabajadores de la salud que necesitan movilizarse durante la pandemia.


¿Qué están haciendo otros países?


En China, a pesar de que la mayor parte del país está bloqueado, el transporte público se suspendió por completo solo en Wuhan y su cinturón de cercanías . Luego se utilizaron autobuses para trasladar al personal médico y entregar mercancías.


La mayoría de las otras ciudades chinas tenían servicios de transporte público reducidos, con un fuerte enfoque en la higiene y el saneamiento.


En la mayoría de las ciudades, las temperaturas del personal de transporte se controlan diariamente. Están equipados con equipo de protección adecuado, como mascarillas y guantes. Las máscaras son obligatorias para todo el personal y los pasajeros, como es una práctica común en toda Asia.


En una ciudad típica como Shenzhen, la flota de autobuses se desinfecta después de cada viaje. Se presta especial atención a los asientos, reposabrazos y manijas. En los depósitos e intercambios, esto se hace cada dos horas.


Los autobuses se llenan con una capacidad máxima del 50% (una persona por asiento). Las cámaras a bordo se utilizan para hacer cumplir esta regla. Las marcas en el piso (también adoptadas en Europa) proporcionan una guía de distancias mínimas entre los pasajeros y fomentan el distanciamiento social.


En toda China, los puntos de control de salud se están utilizando en las estaciones de tren y metro (así como en muchos edificios públicos y privados). Esto permite controlar la temperatura y rastrear el movimiento de personas, en caso de contacto con un presunto portador de COVID-19.


En muchos taxis, autobuses y vagones de metro, se alienta a los pasajeros a escanear un código QR para registrar su nombre y número de contacto, para ayudar con el rastreo de contactos.


Nuestras autoridades deben tomar en cuenta esto para las decisiones que vayan a tomar de ahora en lo adelante.


¿Qué crees de esto?


Esto es un fragmento traducido del artículo "To limit coronavirus risks on public transport, here’s what we can learn from efforts overseas" de Yale Wong de The Conversation en fecha del 16 de marzo del 2020.

0 vistas

© 2020 by Civilgineering

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W