Con Fusil en Mano: La Desdicha del Transporte en la República Dominicana

Esta semana se hizo tendencia la respuesta del sindicalista Juan Hubieres, el Dios del transporte en la República Dominicana, a la apertura del Corredor Núñez de Cáceres en la ciudad de Santo Domingo.


“Cada chofer y cada propietario del país va a tener un fusil si se mete para San Juan, si se mete para San Pedro, si se meten para Bayaguana, hacer un carajo dueño de todo. Cada chofer y cada propietario lo va esperar con un fusil en la mano”.

Olviden las incoherencias del texto anterior, porque es típico de este personaje y de todos los que han secuestrado al sector transporte durante todos estos años. Sector que, a pesar de que mueve muchas personas, no es eficiente, seguro y mucho menos rentable socialmente.


Esas declaraciones debieron ser objeto de investigación por parte de la Policía Nacional y el Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (INTRANT), pero aún esperamos respuesta por parte de ambas instituciones.


Claro, mientras el gobierno esté pensando en sacarle el pie al sector para irse por debajo de la tierra y olvidarse de lo que está por encima, seguiremos en lo mismo. De ahora en lo adelante lo que corresponde es levantar data, pero con personal local que puedan generar soluciones acordes a nuestra realidad, no con extranjeros que traen el informe ya hecho y solo tienen que cambiar algunas cositas y con soluciones adaptadas a ciudades muy diferentes.


Sin data no podemos generar soluciones porque no sabemos donde tenemos los problemas y dónde hay que dirigir los pocos fondos que tenemos.

Escribo y hablo mucho por este medio sobre las problemáticas que tenemos y las soluciones que otros países han adoptado para atacar problemáticas parecidas, pero nunca me han visto proponiendo proyectos puntuales porque para eso necesito data. Data que no tenemos disponible al menos a nivel público.


Abro paréntesis...


(Para mi tesis de grado en Centros de Control de Tránsito y Sistemas Integrados de Multas y Sanciones, tuve que levantar información de uso de suelo porque la más reciente era del 2006. Eso me llevó alrededor de 7 meses. Y pude terminar de levantar data porque estaba en el sector privado y contaba con el apoyo de la empresa para usarla, pero si fuese por la data pública no me gradúo. En esa tesis generé importantes soluciones que fueron presentadas a las entidades y personas competentes en su momento, pero nunca tomadas en cuenta. Hoy día han contratado empresas de fuera para hacer lo mismo que un estudiante de la UASD propuso hace años).


Cierro paréntesis...


El corredor que se acaba de implementar no es lo mejor ni lo más recomendable. Sin embargo, es lo que tenemos para lograr un cambio de flotilla y eso se aplaude. Todos los vehículos de concho de ese corredor (vehículos privados de baja capacidad que brindan servicios de transporte público) fueron sustituidos por vehículos de mayor capacidad y tecnología, y son operados por esos transportistas que ya tenían años haciendo esa ruta.


¿Desplazaron a la OMSA? No. La Oficina Metropolitana de Servicios de Autobuses (OMSA) tiene que transformarse y asumir otro rol muchísimos más importante en pro de la buena operación del transporte público a nivel nacional. La pregunta sería, ¿Está la OMSA preparada para asumir ese rol? Mi respuesta inmediata es que no, porque los cabecillas están en otra cosa y, con el CAMBIO, desplazaron buenos técnicos que buscaban la mejoría del sistema y sabían las necesidades que se tenían, igual que el gobierno anterior. Y es lo que siempre ha pasado. El cambio solo llegó en la nómina y los nombres de los dirigentes.


Desde la introducción de las Cheitas en los años 50 el sistema ha creado una red de mafiosos que le han afectado al pueblo dominicano y la confianza que le pudiésemos tener como pueblo a estos sistemas.

Pero los que hemos salido de este patio sabemos que está mal y que se necesita un CAMBIO en la forma en que se regula, en que se contrata, en que se comunica, en que se opera, en que se mantiene, en que se transforma.


Debemos comenzar a ejecutar los planes que tanto se hacen y poco se aplican. Un plan de operación que se ajuste a nuestra realidad, no a la de Paris o la de New York, a la de República Dominicana. "Un plan de operación no es un modelo único que pueda exportarse para todos los servicios de transporte público, sino que cada servicio debe elaborar su propio plan adecuado a las condiciones de la red, al tipo de ámbito en el que se presta el servicio (no es lo mismo un servicio urbano, que interurbano, que rural…) y a la demanda. Cada servicio de transporte público debe de ser licitado por las autoridades públicas responsables y adjudicado a un operador de transporte público (público o privado) que deberá presentar su propio plan de operación especificando calendario, horarios del servicio, frecuencias, flota, personal necesario, plan de mantenimiento, condiciones económicas, tarifarias del servicio, garajes, etc."


El problema es que todo se hace para generar portadas de noticia, no para darle continuidad real y efectiva. Por ley quien opera debe ser empresa registrada en el Estado Dominicano para ello, que es lo que se tiene, pero no solo es tener el papel y que el Estado venga y haga todo el proceso. Esa empresa tiene el deber de contratar personal capacitado para la operación y el mantenimiento de su negocio y el Estado debe establecer las pautas para que ellos cumplan con eso.


El problema está en que no se tienen esas pautas (no tenemos manuales de diseño. Nos los traen de fuera, los copiamos, ni siquiera cambiamos los términos para aplatanarlos), el Estado les diseña todo y no se involucran todas las partes.

Se habilitó el corredor, pero sin la cantidad de señales verticales correspondientes, las aceras ocupadas por negocios informales, las calles llenas de hoyos, sin rampas para personas con movilidad reducida, con basura frente, detrás y a los lados de las paradas, sin iluminación, sin seguridad, cables por doquier, cobertizos rotos, etc.


No todo le corresponde a INTRANT, que es la institución que REGULA. Quienes tienen presupuesto para ello, que se aprueba cada año, son las alcaldías y el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC). INTRANT solo debe indicarles qué aspectos deben tener en cuenta para que se preserven todos los elementos de movilidad sostenible, seguridad, estandarización y permanencia. El problema es que desde 2017, cuando se aprueba la ley, las cosas funcionan al revés y no como deberían. Claro, si ahora mismo exigimos los aspectos técnicos que serán utilizados para todos los corredores a nivel nacional, al menos los más generales, el único que puede respondernos es un profesor español, más no los técnicos de ninguna de las entidades anteriormente mencionadas.


Hubieres que se cuide y se ponga las pilas, porque en algún momento llegará alguien con los pantalones para detener el circo que ha dirigido por años. Él ni nadie de los que están en el sector ahora pueden decir cómo hacer las cosas, porque están dentro y nunca han hecho nada al respecto. Todos los días hay mayores niveles de informalidad, vehículos más deteriorados, subsidios multimillonarios y una lloradera por todas las cosas que se pudiesen hacer para mejorar el sector.


El Estado que también se ponga las pilas y comience a hacer lo que le corresponde. Quien tenga que regular que regule, quien tenga que implementar que implemente, pero que lo hagan con la debida profesionalidad y coordinación que eso implica y POR FAVOR entiendan que hay muchos dominicanos trabajando para ustedes, como yo y muchos otros, que tenemos el potencial y el conocimiento para hacer buenos proyectos.


Están buscando fuera lo que ya tienen en su tierra.
44 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

© 2020 by Civilgineering

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Spotify - círculo blanco
  • SoundCloud - círculo blanco
  • LinkedIn - círculo blanco