Verde por Dentro y por Fuera


Para algunas empresas de ingeniería, un enfoque en la sostenibilidad no es sólo uno de los muchos servicios que ofrecen a sus clientes. Es una herramienta fundamental, que implica beneficios ambientales, sociales y económicos, que integran todos los aspectos de cómo funcionan sus negocios.

Al mencionar sostenibilidad la mayoría de la gente probablemente pensará que son cuestiones ambientales. Habla de sostenibilidad a las empresas de ingeniería civil y la mayoría asumirá que estás hablando de cómo los proyectos para sus clientes deben limitar el uso de electricidad y agua potable, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, o trabajar para mejorar el medio ambiente. Y en la mayoría de los casos esta respuesta sería correcta, correcta pero incompleta.

Eso es porque algunas empresas de ingeniería están ampliando su definición de sostenibilidad para incluir una amplia gama de cuestiones y problemas, con el medio ambiente, por supuesto, pero también desde la diversidad de sus plantillas a la participación de sus empleados con la comunidad. Entonces estas empresas trabajan para integrar esa visión ampliada de la sostenibilidad en todos los aspectos de sus operaciones diarias, incluyendo cómo se contrate y entrene a los empleados para operar sus propias oficinas, renovar o ampliar los espacios, viajes por negocios, energía, o comprar varios productos.


En este artículo conoceremos varias de las empresas de ingeniería que hoy miran hacia adentro y hacia afuera para determinar cómo integrar el concepto de sostenibilidad en su cultura corporativa. Proporcionan una instantánea de cómo los ingenieros pueden pensar literalmente fuera de la caja o, más bien, pensar en un cuadro totalmente diferente cuando se trata de la sostenibilidad.

El enfoque se centra en lo que se denomina la triple línea de fondo debido a que cubre los aspectos sociales, ambientales y económicos del desarrollo sostenible, o "personas, planeta y ganancias," explica Amy Seif Hattan, Vicepresidente de corporate sostenibility en la oficina de Portland, Maine, de la firma Internacional de ingeniería Thornton Tomasetti.

"Uno tiene que cultivar las tres áreas para ser verdaderamente sostenibles," nos dice Mahadev Raman, P.E., CEng, LEED AP, director de sostenibilidad de la firma internacional Arup y el director de formación y programa de desarrollo de la Universidad de Arup. "Puede traer ese derecho a un proyecto específico," Raman agrega, destacando que un proyecto "debe ser económicamente viable, debe ser ambientalmente responsable, y debe ser un buen lugar para la gente si va a ser realmente exitoso y verdaderamente sustentable".

Hay gran variabilidad en la manera en que las empresas de ingeniería organizan sus esfuerzos de sostenibilidad. Thornton Tomasetti, por ejemplo, cuenta con un departamento de sostenibilidad corporativa distinta que se inició con la adquisición en 2012 de la firma Fore Solutions, una firma de consultoría de "green building" con sede en Portland, Maine y ex empleador de Manhattan. Ser parte de un departamento corporativo significa que la sostenibilidad está "arraigada con los valores de la firma". Así que mientras su equipo podría ayudar a sus colegas de ingeniería con temas de la sostenibilidad para proyectos de clientes, tiene "un presupuesto del departamento dedicado a proponer iniciativas de sostenibilidad corporativa que no están directamente ligadas a nuestro trabajo de proyecto." Un objetivo, explica, "es practicar lo que predicamos y tener operaciones de negocios más sostenibles".

La empresa internacional de ingeniería y construcción AECOM, que tiene su sede en Los Ángeles, trabaja para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de sus oficinas y su flota de vehículos, entre otros esfuerzos. Pero este trabajo se realiza desde dentro de la empresa con la seguridad, salud y el grupo de medio ambiente, explica Mike Hoffman, director de sostenibilidad de la empresa.

Y mientras que el Departamento de Manhattan tiene una plantilla de dos empleados regulares, así como personal de medio tiempo ocasional y pasantes, otras empresas de ingeniería dependen de acuerdos menos formales. En Dewberry, una empresa de ingeniería y arquitectura con sede en Fairfax, Virginia, Lidia Berger, LEED Fellow, LEED AP BD+C, O LEED AP O+M, ENV SP, directora Nacional de sostenibilidad de la empresa nos dice que "No tiene personal", pero con las 50 oficinas de la firma a nivel nacional puede sacar "un equipo virtual... que tienen conocimientos muy profundos de la materia."

Una revista de Dewberry, Dimensions, ayuda a promover esfuerzos de sostenibilidad de la empresa dedicando su edición de verano a "Comunicar nuestro desempeño de sostenibilidad y [revelar] nuestros impactos económicos, ambientales y sociales," según Berger.

Las líneas que separan las categorías de personas, planeta y ganancias se pueden desenfocar fácilmente, así como la distinción entre los esfuerzos internos y externos. La formación de ingenieros de la firma con las últimas medidas de sostenibilidad o animándoles a buscar acreditaciones relacionadas con el desarrollo sostenible pueden ayudar tanto a los ingenieros a avanzar en sus carreras, como a los proyectos de diseño y construcción que beneficien al planeta. Las propuestas para proyectos internos pueden reducir costos en sus facturas de electricidad y agua y servir como base para propuestas a los clientes. Asimismo, la idea de complacer a los clientes puede hacer a la empresa más rentable y puede aplicarse también a las instalaciones de la empresa.

En Dewberry, el lado de la gente de la sostenibilidad comienza durante el proceso de contratación. "Nuestros objetivos del programa de sostenibilidad para nuestros empleados incluyen contratación y retención de personas con experiencia y pasión por la sostenibilidad, incorporando la sostenibilidad en nuestros programas de desarrollo profesional y alentando el individualismo en la creación de "soluciones innovadoras y sostenibles, explica el informe de sostenibilidad de la empresa de 2016. Para Dewberry, eso significa que usan los solicitantes de empleo que ya están acreditados bajo programas como el Leadersip in Energy and Environmental Design (LEED) del U.S. Green Building Council o el Instituto para el sistema de Envision de infraestructura sostenible. (El Instituto fue fundado por ASCE en colaboración con el Consejo Americano de empresas de ingeniería y la Asociación Americana de obras públicas, y un ingeniero que termina con éxito su programa de capacitación se titulada como profesional en sostenibilidad Envision [ENV SP]).

Por otra parte, al reclutar directamente en universidades, Dewberry buscan aquellas que han incluido los principios de desarrollo sostenible en su currículo.

Muchas empresas también anima a sus ingenieros a participar en sus esfuerzos de sostenibilidad. AECOM, por ejemplo, forma equipos verdes que funcionan desde un "score card" interno para "identificar y priorizar diferentes oportunidades en su entorno" para promover los objetivos de desarrollo sostenible, explica Hoffman. Estos esfuerzos incluyen la reducción del consumo de electricidad y agua, por ejemplo, la configuración de equipos de oficina en modo "dormir"para el cierre automático en la noche e instalación de grifos. Los equipos verdes también dan seguimiento y promueven hábitos de transporte para los empleados, el uso de coche compartido, fomentar el reciclaje, entre otras acciones.

En consonancia con la visión ampliada de la sostenibilidad, AECOM anima a sus equipos verdes para participar en estos esfuerzos de la comunidad como donar a organizaciones benéficas locales y haciendo trabajo voluntario para ellos. Otras empresas hacen esfuerzos similares, promover el trabajo voluntario con grupos como Habitat for Humanity, Engineers Without Borders, and Bridges to Prosperity. Estos esfuerzos incluyen la limpieza de los arroyos locales; apoyo a los programas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM) en las escuelas locales; y participar en los esfuerzos pro bono internacionales orientados a proporcionar la mejor atención de salud y promover el empoderamiento de las mujeres en los países en desarrollo.

En Thornton Tomasetti, un grupo de "campeones verdes" ayuda a la empresa a realizar un análisis de huella de carbono de sus oficinas cada dos años, el más recientemente fue en 2016, dice Hattan. Este grupo también promociona esfuerzos que van desde el uso de la bicicleta para trabajar a participar en el evento anual "daylight hour", un esfuerzo a nivel nacional organizado por el grupo sin fines de lucro con sede en New York City que propone a los negocios no utilizar bombillas eléctricas durante una hora en medio de la jornada de trabajo para demostrar cómo la luz del día puede ayudar a reducir el uso de electricidad. Arup también participa en la campaña de daylight hour.

Es más, Thornton Tomasetti ofrece subvenciones a las oficinas de apoyo a nuevas iniciativas de sostenibilidad. El año pasado, por ejemplo, proporcionó USD30,000 para apoyar programas en 10 oficinas, incluyendo una iniciativa para comprar purificadores de aire para crear un ambiente más sano en la oficina de Beijing y un plan para aislar las tuberías de agua caliente en su oficina de Londres. La oficina de Londres también ganó el "carbon footprint challenge" de Thornton Tomasetti para el 2016, un concurso que reconoce la oficina con la menor huella de carbono.

Para promocionar la sostenibilidad y discutir sobre nuevos programas, algunas empresas tienen líderes de sostenibilidad que viajan a su sede o a una oficina especial para retiros y reuniones especiales. Aunque pudiera parecer contraproducente tener gente volando a una reunión destinada a reducir la huella de carbono de la empresa, las emisiones generadas por tal viaje pueden ser contrarrestadas con eficacia mediante la compra de bonos de carbono, que se compran para Thornton Tomasetti en todos sus viajes de negocios. Cuando es posible, los empleados son alentados a usar videoconferencias.

Los eventos de sostenibilidad pueden celebrarse también en conjunción con otras reuniones para maximizar la eficiencia, añade Berger. Por otra parte, estas reuniones ayudan a asegurar que los miembros del personal tengan una mayor participación en la sostenibilidad y a menudo conducen a la elaboración o adopción de nuevas medidas o programas que ayudan a reducir el total emisiones de gases de invernadero, especialmente en proyectos para clientes; los beneficios "compensan el carbono que emitimos en nuestro viaje de negocios".

Como parte de sus esfuerzos de sostenibilidad, las empresas también buscan fomentar la diversidad y la inclusión, mejorar la seguridad y la salud laboral e implementar otras medidas que tienen que ver con la responsabilidad corporativa. AECOM, por ejemplo, se centra en su Informe de Sostenibilidad 2016 sobre objetivos de desarrollo sostenible 17 de las Naciones Unidas y discute cómo estaba trabajando cada uno. Varios de estos objetivos influyen directamente en la ingeniería, por ejemplo, "agua potable y saneamiento," "energía asequible y limpia," e "industria, innovación e infraestructura." Sin embargo, AECOM está también tratando de avanzar en objetivos que van más allá de la ingeniería, por ejemplo, "la igualdad de género" y "paz, justicia e instituciones fuertes."

Arup además aborda los objetivos de las Naciones Unidas, pero ha destilado 10 temas clave de la sostenibilidad qen los que la empresa se centrará según Raman.

Volviendo al enfoque de triple balance de sostenibilidad, las empresas entrevistadas aquí participan en esos esfuerzos como seguimiento de su progreso en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, sobre todo internamente; obteniendo certificaciones leed para sus propias oficinas; y lanzando varios otros esfuerzos para reducir la huella de carbono de sus propias operaciones y las de sus clientes.

AECOM, por ejemplo, estableció una meta de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero combinado de sus oficinas y su flota de vehículos en un 20 por ciento para el año 2020 (en relación con los niveles del 2015). La empresa logró esa meta cuatro años antes de lo previsto, según Hoffman. Él atribuye el logro a medidas como la reducción en pies cuadrados totales de la firma de espacio de oficinas, así como en la consolidación de sus localizaciones en el área de la bahía de San Francisco en una sola ubicación que obtuvo una certificación LEED Platino y la consolidación de sus localizaciones de Los Ángeles en un solo sitio con certificación LEED Oro.

En la búsqueda de nuevos espacios de oficina, AECOM generalmente considera aspectos tales como si el edificio ya es certificado como LEED, su proximidad a las opciones de transporte público y su eficiencia energética. "Hacemos muchos trabajos apoyando a nuestros clientes con diseños verdes y trabajando con LEED y otros programas como esos," dice Hoffman, "así que creemos en adherirnos a esos tipos de normas cuando estamos buscando espacios de oficinas".

AECOM también redujo su flota de vehículos, que incluye movimiento de tierras y otros equipos de construcción para la división de servicios de construcción de la empresa. Y cuando se añadió nuevo equipo para sus operaciones de construcción de petróleo y gas, aseguró que las nuevas excavadoras utilicen aproximadamente 15 a 20 por ciento menos combustible que otros modelos, según Hoffman. Como AECOM determinó que su equipamiento fuera de ruta quedó demasiado al ralentí (régimen mínimo de revoluciones por minuto), arrojando emisiones innecesarias a la atmósfera, la compañía está trabajando con los gestores de flota y los operadores a desarrollar equipos de ralentí, señala. También está considerando el uso de la tecnología telemática para rastrear las emisiones de su flota de coches y camiones ligeros, y la empresa ha empezado a utilizar FigBytes, una herramienta de software desarrollada por FigBytes Inc., de Gatineau, Québec, para un mejor monitoreo y medida de sus emisiones totales de gases de efecto invernadero.

Thornton Tomasetti ha trabajado en los últimos años para conseguir una media docena de sus oficinas en todo el país, desde Los Angeles a Filadelfia, certificada bajo el sistema de calificación LEED, la mayoría en el nivel oro para interiores comerciales. La oficina de San Francisco también participó en la prueba beta de la versión 4 del sistema de calificación LEED, convirtiéndose en la primera oficina de cualquier empresa de diseño en los Estados Unidos en lograr la certificación platino para interiores comerciales en el nuevo Sistema LEED. Esto fue particularmente desafiante porque la oficina de San Francisco, donde se fusionaron las operaciones con la oficina de Oakland, se encuentra en un edificio que fue construido en 1964. Algunos detalles de construcción y calefacción fueron muy dificiles de modificar.

Los esfuerzos que fueron coronados con la certificación LEED Platino incluyen la instalación de películas (capa fina) en las ventanas para reducir la ganancia solar y mejorar el funcionamiento de las ventanas existentes, además de los controles de la iluminación led que ayudó a reducir el consumo de iluminación en un 55 por ciento y las simulaciones de computadora que analizan los niveles de iluminación natural en dos fechas durante el año, uno en primavera y otro en otoño.

Comprar la llamada energía verde, es decir, electricidad generada por fuentes renovables, para sus propias oficinas es otra manera de que las empresas de ingeniería puedan centrarse en beneficio del planeta. La energía verde es a menudo comprada a través de créditos de energía renovable, similares a los bonos de carbono. Thornton Tomasetti ha sido un miembro de la Asociación de energía verde de la Agencia de protección ambiental de Estados Unidos en los últimos años, añade. La empresa compra más de 570,000 kWh de créditos de energía renovable anualmente, que equivale a más del 19 por ciento de su consumo total de energía.

Aunque no es miembro de la Asociación de energía verde, Arup también compra energía verde para todas sus oficinas en los Estados Unidos directamente de las compañías de energía, o a través de créditos de energía, dice Raman. Fuera de los Estados Unidos, sin embargo, las energías renovables no siempre están disponibles, agrega.

Para reducir la huella de carbono de los viajes de negocios, Dewberry requiere a sus empleados reservar sus viajes a través de un sitio web llamado Egencia, Bellevue, Washington, que recuerda a los usuarios de las políticas de sostenibilidad de la empresa. Por ejemplo, los empleados que asisten a la misma sesión deben intentar llegar al mismo tiempo y alquilar un vehículo único en lugar de llegar en diferentes momentos y coches separados. También deben alquilar vehículos más pequeños, que son más eficientes. "Si vas a reservar un vehículo más grande, el sistema te envía un aviso de que estás fuera de la política," dice Berger.

Arup ayuda a compensar las emisiones relacionadas con el viaje apoyando los esfuerzos externos que promuevan la sostenibilidad, por ejemplo, un proyecto de energía geotérmica en el Reino Unido. "Asignamos alrededor $ 1,5 millones al año para ayudar a financiar proyectos que no se valdrían por ellos mismos y que tendrán un beneficio de carbono," explica Raman.

Los beneficio de la sostenibilidad incluye ambos esfuerzos, los internos que ahorren dinero para los empresa y los externos que están diseñados para ahorrar dinero para los clientes, y los dos no son mutuamente excluyentes.

Dewberry recientemente ha renovado un edificio de siete pisos que posee en su sitio de la sede de Virginia. El edificio fue construido en 1981, y el esfuerzo de modernización se basó en un análisis de costo-beneficio donde examinaron las ramificaciones económicas, sociales y ambientales de las actualizaciones. La firma "explora cómo mejoras de trabajo y energía se traducen en devolver la vida de 30 años del proyecto", dice Berger. Después de calcular los posibles beneficios de las inversiones en eficiencia energética y agua, mejor calidad de ambiente interior y de la construcción de gestores de residuos, Dewberry determinó que las mejoras sostenibles del proyecto "producirían cinco dólares y cincuenta centavos por cada dólar invertido en las actualizaciones LEED", explica Berger. Aunque el proyecto todavía está bajo revisión, se ha diseñado para lograr la certificación plata en el sistema LEED para interiores comerciales.

El trabajo en la sede de Dewberry también implicó un proceso de desarrollo llamado puesta en marcha persistente, lo que proporciona un seguimiento continuo del desempeño de un edificio, especialmente con la utilización de energía, "para que si hay problemas o fallas dentro de ciertas áreas, se tenga la capacidad de corregir esos problemas rápidamente", dice Berger.

Dewberry está usando la puesta en marcha persistente en un proyecto piloto en la Universidad del estado de Carolina del norte, demostrando que los esfuerzos internos también pueden beneficiar a sus clientes. El proyecto de la sede de Dewberry "se ha convertido en una especie de incubadora que muestra medidas sostenibles," dijo Berger.

Además de probar inicialmente la versión 4 del sistema de calificación LEED en su oficina de San Francisco, Thornton Tomasetti trabaja con clientes que desean obtener la misma certificación.

Después de establecer los mecanismos para ayudar a un cliente a rastrear y medir los resultados de iniciativas de eficiencia energética en sus instalaciones de todo el mundo, AECOM utiliza un enfoque similar para monitorear su propia eficiencia energética interna. La firma también mantiene información en su sistema de intranet que incluye herramientas de sostenibilidad desarrolladas originalmente para los clientes, y ahora está disponible internamente.

Una cuestión clave recientemente para Thornton Tomasetti es el carbono incorporado, o huella de carbono del ciclo de vida, de los edificios que sus ingenieros estructurales han diseño para sus clientes. El carbono incorporado se refiere al carbono generado en el ciclo de vida de materiales tales como acero o concreto que se utilizan en un edificio nuevo, incluyendo la energía necesaria para la mina o fabricar el producto y las emisiones generadas en el transporte de los materiales. El interés de la empresa en el carbono incorporado se convirtió en parte de su trabajo con el Instituto Americano de arquitectos en el desafío 2030. Publicado por el grupo arquitectura 2030, que se autodefine en su página web como un "transformador de problemas del cambio climático en soluciones a través del diseño del ambiente construido", el desafío es bien difícil: "todos los edificios nuevos, desarrollos y reformas importantes serán carbono neutral en 2030." Pero debido a que el Instituto Americano de los esfuerzos de Arquitectos son, obviamente, diseñados por los arquitectos en lugar de ingenieros, Thornton Tomasetti decidió perseguir los objetivos.

Thornton Tomasetti también ha puesto en marcha un nuevo esfuerzo centrado en el cliente, denominado sostenibilidad 2.0, que se centra en "la educación y formación de nuestros ingenieros y el desarrollo de nuevas herramientas de integración de la sostenibilidad," explica el informe de sostenibilidad 2016 de la empresa. Hasta ahora, explica Hattan, el esfuerzo ha dado lugar a herramientas de análisis de sostenibilidad diseñadas para ayudar a la empresa a crear soluciones prácticas en proyectos, así como documentos sobre temas de sostenibilidad para dar a los ingenieros estructurales de la empresa un entendimiento más profundo sobre cómo sus decisiones pueden cumplir con los objetivos del desarrollo sostenible.

Convencer a los diseñadores de incluir la sostenibilidad en su trabajo no siempre ha sido una tarea fácil, según Raman. Cuando comenzó a practicar como ingeniero, en la década de 1970, la conservación de la energía fue el principal objetivo en los proyectos, a veces en detrimento de otros factores, que "no necesariamente creaba buenos lugares para vivir y trabajar," explica.

Raman, recuerda un reciente proyecto donde Arup fue la empresa de ingeniería estructural para varias propuestas de varios equipos de diseño distintos. Las actitudes de los diseñadores hacia la sostenibilidad defirieron, sobre todo a lo largo de líneas generacionales. Los diseñadores más antiguo se centraron en sus formas tradicionales de hacer las cosas, que no necesariamente incluyen consideraciones ambientales. Pero los diseñadores más jóvenes no tenían prejuicios de lo que debería ser el diseño; en cambio, "querían hacerlo tan bueno como podría ser".

Esta distinción era "bastante notable y realmente muy alentadora", porque los diseñadores más jóvenes "toman por sentado que tienen que cumplir con requisitos de rendimiento en sus proyectos." Como resultado, concluye, incorporar la sostenibilidad en proyectos de ingeniería debe simplemente volverse más y más fácil.

Este artículo fue tomado de la edición de Septiembre del 2017 de la ASCE Magazine y fue modificado de manera parcial para el buen entendimiento del lector.

#civilgineering #civilgreen #dewberry #asce #thorntontomasetti #arup #sostenibilidad #energiarenovable #aecom

13 vistas

© 2020 by Civilgineering

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Spotify - círculo blanco
  • SoundCloud - círculo blanco
  • LinkedIn - círculo blanco