Impacto Ambiental del Sector Transporte en el Distrito Nacional


Ha sido evidente que en los últimos años el crecimiento del parque vehicular ha afectado los niveles de contaminación del aire de nuestra nación. Según (Asamblea Mundial de la Salud, 2015), el impacto sanitario de la contaminación del aire constituye el riesgo ambiental más grave para la salud a escala mundial. Cada año, alrededor de 3,7 millones de personas mueren por la exposición a la contaminación del aire exterior.

En el caso de la República Dominicana, las fuentes móviles son las principales fuentes de contaminación del aire, y el Distrito Nacional es uno de los más afectados, pues es donde hay mayor circulación de vehículos de motor. Aunque, según el Lic. José Andrés Rodríguez, encargado del departamento de Calidad del Aire del Ministerio de Medio Ambiente de la República Dominicana, “la orografía de la provincia de Santo Domingo y el Distrito Nacional facilita que en muchos sitios los vientos dispersen las concentraciones de contaminación hasta las capas más altas de la atmósfera” - (CCL, 2009).

La República Dominicana no cuenta con un registro sólido de mediciones de contaminantes en la atmósfera, sin embargo, en 2009, el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales publicó un inventario de emisiones contaminantes criterio en el país. El Distrito Nacional resultó ser el de peor calidad de aire. En 2008 fueron identificados los principales contaminantes del aire a nivel nacional, resultando:

PM10

PST

PM2.5

NO2

O3

SO2

CO

Según (Rodríguez, 2008), para esa fecha existían en el país unos tres (3) colectores de PM10, que fueron programados para medir cada seis días y que empezaron a operar en agosto del 2008, dos (2) de esos colectores se encontraban en la provincia de Santo Domingo, el otro en el sector Costambar, Puerto Plata. Hasta ese entonces el país contaba con un registro histórico de 10 años que era manejado por una empresa privada y que fue descontinuada en 2006.

Según el (Primer Informe Nacional de Emisiones de Contaminantes Criterio, 2009), el contaminante más abundante en peso, generado por actividades humanas, era el CO (Monóxido de Carbono), proveniente de fuentes móviles en su mayor parte.

Respecto a las emisiones de CO2, el sector transporte ocupó el puesto dos (2) a nivel nacional, superado por la quema de combustibles por el método sectorial, llegando a representar el 21.11 por ciento y el 57.61 por ciento, respectivamente, según el (Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales , 2010)

Fuente: Inventario de Emisiones de Contaminantes Criterio de República Dominicana 2009/Ministerio de Salud Pública.

Según (Diario Libre, 2016), la provincia de Santo Domingo, en especial el Distrito Nacional, presentan la mayor cantidad de casos de enfermedades febriles agudas de vías respiratorias entre 2013-2015, siendo el medioambiente un factor causal. Según esos datos, que fueron suministrados por la Dirección General de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, la contaminación en el Distrito Nacional era de un 21.9 por ciento, y pasó de 231,143 enfermedades febriles en 2013 a 285,151 en 2015.

Estos contaminantes causan otros efectos en la salud como anemia, lesiones en los riñones, en el sistema nervioso central, irritación en los pulmones, ojos y tracto respiratorio (siendo los camiones diésel los que más aportan a esta complicación de la salud, en un 41.6 por ciento), además de ataques asmáticos. La población más vulnerable son los ancianos, embarazadas, recién nacidos y personas con enfermedades de pulmón y corazón.

¿El problema? La falta de una política integral que regule la calidad de los combustibles usados en la República Dominicana, así como el gran deterioro y la gran cantidad de vehículos de vieja fabricación que compone nuestro parque vehicular.

Fuente: Norma Ambiental de Calidad del Aire del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales de la República Dominicana

Según (Mejía, 2011), haciendo referencia a los informes de los ministerios de Salud Pública y de Medio Ambiente en voz del Lic. José Rodríguez, la presencia de material particulado PM10 y PM2.5 es más alta que otros contaminantes. Esa declaración afirmaba, en 2011, que los niveles de dichos contaminantes sobrepasaban los parámetros expuestos en la norma de calidad del aire que entró en vigencia en el año 2003, y lo mismo ocurría con los indicadores de CO. Sin embargo, en 2008, (Rodríguez), en un curso de manejo de la calidad del aire, el mismo afirmaba que los niveles de PM10 y SO2 no sobrepasaban los límites permisibles para 24 horas y anuales de la norma de calidad de aire. Hubo un aumento o un cambio de criterios desde el 2008 al 2011, en donde se suponía entraba en vigencia un conjunto de planes estatales para la gestión de la calidad de aire, que se extendía a 2012 e incluía la reducción de la contaminación en 32 provincias del país, lo que implicaba la instalación de sistemas de inspección vehicular, talleres autorizados, normalización de los combustibles, la conformación de un Plan Nacional de Aire Limpio, expedición de revistas ambientales, sistemas de monitoreo y vigilancia para el control del ruido y emisiones de gases, entre otras estrategias que comprendía el plan de gobierno.

Llegamos a 2011 y según (Mejía), la gasolina tenía niveles de 1500 ppm de azufre, cuando debía tener de 10 a 30 ppm, el diésel tenía entre 7,000 y 7,500 ppm cuando debía situarse en las 50 ppm, y el bunker, combustible para industrias, tenía más de 30,000 ppm y debía situarse en 10,000 ppm. Ese mismo año se volvió a hablar de la reducción de la contaminación y la normalización de los combustibles para el año 2015 y llegamos a 2017 y expertos siguen asegurando que los valores de SO2 están por encima de lo permitido por las normas. Según el programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, en 2014 el nivel de azufre en ppm en el diesel regular en la República Dominicana estaba en 7,500, los mismos valores del 2011 y el Premium en 2,000 ppm, en tanto la gasolina era de 1,500 ppm - (Mejía M. , 2016).

“En 2009 se generaron unas 3,070,862 toneladas de contaminantes criterio y cada habitante producía 0.31 toneladas de emisiones contaminantes” - (Mejía M. , 2016).

Hoy día, considerando el fracaso de los programas de gestión de calidad del aire que hemos experimentado, la contaminación es mucho mayor, el parque vehicular no para de crecer, no se cumplen las normas de calidad de combustibles, que nuestras principales intersecciones poseen niveles alarmantes de SO2, NO2, CO, y, aun sabiendo que los niveles de PM10 provocan 3.7 millones de muertes prematuras a nivel mundial, no tenemos datos concretos de los niveles de contaminación que posee nuestra ciudad y el país, aunque recientemente el Ministerio de Medio Ambiente presentó su interés de actualizar el inventario realizado en 2009.

Este es un fragmento de la tesis titulada "Propuestas de Fortalecimiento del Centro de Control de Tránsito e Implementación del Sistema Integrado de Multas y Sanciones del Distrito Nacional" de Adonai García y Oliver Guzmán.

Si te gustó el artículo recuerda COMENTAR, COMPARTIR, DAR LIKE Y...

#civilgreen #civilgineering #transporte #movilidad #impactoambiental #medioambiente #vehiculos #transito #republicadominicana #distritonacional #rd #dn #ministeriodemedioambiente #salud #co2 #contaminantescriterios #aire #contaminacion #pm10 #pm25

0 vistas

© 2020 by Civilgineering

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W